Comenzó La Era De Rob Manfred

News

Commissioner of Baseball Rob Manfred

(Photo by Patrick McDermott/Getty Images)

El nuevo comisionado de MLB, Rob Manfred, ha venido con una agenda muy especial para darle más dinamismo y calidad al béisbol. En los últimos años el deporte se ha visto manchado con los famosos casos de esteroides, el laboratorio BALCO y la clínica Biogénesis, todo esto ha sido una nota negativa hasta el punto tal de que han tenido que tomar severas medidas para contrarreste este flagelo y penar a los transgresores. Varios jugadores han sido suspendidos, siendo el de mayor resonancia el caso de Alex Rodríguez quien fuera sancionado por un año. No obstante, Manfred ha dicho que todo eso ha quedado en el pasado, las Grandes Ligas ha creado un sistema de pruebas antidopaje más eficaz y fuertes medidas de prevención para evitar que eso vuelva a suceder. “Por ahora nuestro objetivo es seguir adelante e internacionalizar más el béisbol”, dijo Manfred recientemente en una conferencia de prensa. De hecho, seguirán las instrucciones del gobierno para buscar la posibilidad de realizar amistosas series en La Habana, Cuba. La posibilidad de que las Grandes Ligas vayan a Cuba es cada día más factible.

“Una vez que el Sindicato de Peloteros de las Grandes Ligas apoye ese deseo, se producirán juegos de exhibición en la isla”, dijo el nuevo comisionado de MLB, Rob Manfred. La idea de Manfred se extiende a otros países donde exista una liga profesional bien solidificada. En lo que respecta a Cuba, es un mercado extraordinario y de un historia que parte de 1876. Por ahora sólo debe esperar las instrucciones del gobierno para saber cuándo será el momento correcto de jugar allá.

Las Grandes Ligas tienen una relación beisbolística con Cuba desde los años 40. Era algo normal que equipos viajaran al país caribeño para realizar encuentros amistosos. Es más, los Rojos de Cincinnati tuvieron su sucursal Triple-A en La Habana, con ese famoso equipo “Havana Sugar Kings” (Los Reyes del Azúcar). En ese privilegiado club militaba una constelación de jugadores cubanos, cuya sede era el famoso Estadio del Cerro en La Habana. El Sugar Kings era un equipo de la Liga Internacional, un canal directo para los peloteros hispanos en los Estados Unidos. En 1959, los Azucareros, dirigidos por Preston Gómez, ganaron el campeonato de la Liga Internacional. Luego discutieron y ganaron también la Serie Mundial de las Pequeñas Ligas, derrotando en siete encarnizados encuentros a los Minneapolis Millers dirigidos por Gene Mauch.

En sí, la idea de Manfred es extraordinaria, esperamos que ya en cosa de un año se puedan realizar esos encuentros de exhibición en Cuba. Además, existe la posibilidad que La Habana sea sede de uno de los grupos a jugar en el Clásico Mundial de Béisbol 2017 ó 2021. ¡Aligerar el juego! Otros de los puntos importantes en la agenda del Comisionado es darle más rapidez al juego. En 2014 el promedio fue de 3:13, un aumento de 22 minutos con relación a 2004. Eso es precisamente lo que desea obtener para esta y futuras temporadas el Comisionado. Una de las medidas que hará cumplir es que lo bateadores no saquen el pie de la caja de bateo. El que rehúse hacerlo recibirá una multa. Los lanzadores deberán hacer sus pitcheos en un tiempo determinado que no pase de 12 segundos. Estos también serán amonestados si no cumplen con ese requerimiento.

Estas medidas es sólo parte de los puntos ya aprobados por Manfred, el cual comenzó a regir oficialmente el 1ro de mayo. Es decir, le dio un mes de preparación a los jugadores, considerando que la temporada arrancó 6 de abril. Ya de por sí, en los Spring Training practicaron usando nuevas medidas. Otros de los puntos que proyecta el Comisionado es eliminar en el futuro es la “formación especial”, también conocida “Boudreau shift”. Es decir, que los fildeadores no se corran mucho hacia una banda u otra dependiendo el bateador. Una usanza que se hace básicamente para el bateador zurdo, como un David Ortiz o Mark Teixeira, para citar a algunos, que son los que halan mucho la bola hacia su banda. Otra medida sería, eliminar la visitadera del catcher al montículo entre lanzamientos.

  • Temporada de 154 juegos
  • Modificar Zona de Strike
  • Formación especial (Lou Boudreau shift)
  • Bateador no podrá sacar el pie de la caja de bateo
  • Mánager deberá apelar jugadas desde el dugout
  • Pitcher no deberá tomar mucho tiempo al lanzar

Toda esta proyección es ideal y esperamos que en sí logre el propósito de darle más rapidez al juego. En nuestra opinión, un juego de nueve innings no debería extenderse a más de 2 horas, 50 minutos, y es mucho.

0 Comments