El Impacto De Jackie Robinson en El Béisbol

History

Todos los 15 de abril se celebra en las Grandes Ligas el “Día de Jackie Robinson”. Fue precisamente esa fecha en 1947 que Robinson rompiera la barrera de “color”, la cual para muchos ha sido el momento más impactante en la historia del béisbol de Grandes Ligas. Y añadimos que no sólo en la parte deportiva, sino en lo que respecta a la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos. Ese primer juego de Robinson con los Dodgers de Brooklyn significó la ruptura de esa barrera racial y con ello se abrieron las puertas para que otras figuras pudieran brillar en el deporte.

A partir de 1997, cuando se cumplieron 50 años de su debut en el mejor béisbol del mundo, todos los equipos comenzaron a conmemoran ese evento utilizando el famoso número 42 del legendario Robinson, cuyo número fue retirado en todas las Grandes Ligas ese año, en honor al hombre que rompió ese barrera racial que estuvo vigente por 63 años.

Remontándonos a ese 15 de abril de 1947, todo el mundo tenía la mirada fijada hacia ese humilde jugador del sur de los Estados Unidos, que ese día entraba en la boca del lobo y osadamente rompía la barrera de color que se estableció en las Mayores en 1884, Resultó ser que los hermanos Walker (Fleet y Welday), jugando para el Toledo Blue Stockings (Calcetines Azules), habían sido los únicos en jugar brevemente en una liga mayor, la American Association, otra Liga Grandes de las seis que han existido. Pero luego de eso, se estableció una muralla la cual no permitía que un jugador de la raza negra pudiera vestir un uniforme de Grandes Ligas.

Pasaron los años, y un caballero de la raza blanca de nombre Branch Rickey, gerente y co-dueño de los Dodgers de Brooklyn, se tomó la tarea de innovar las Grandes Ligas y, a pesar de toda la oposición que tuvo su idea con los demás propietarios de equipos en las Mayores, contrató a un jugador de tez negra para darle un verdadero toque de liga mayor al mejor béisbol del mundo. Rickey firmó a Robinson en 1946 y lo envió al equipo de Montreal de la Liga Triple A, para que empezara a adaptarse, considerando que era un pelotero que ya tenía todas las herramientas para jugar debidamente en la gran carpa. Sin embargo, Rickey consideró que había que tomar esa medida para suavizar al mundo “blanco” y prepararlo para el histórico día.

Ese día 15 de abril, Robinson no sólo les abrió las puertas a los afroamericanos sino a los afrolatinos, que también empezaron a proyectar sus grandes dotes naturales y capacidad inmensa para brillar en el “Deporte Rey”. De hecho, Rickey conocía muy bien el talento que existía en la región del Caribe, solía ir mucho a Cuba, donde se jugaba una pelota profesional de alto quilate con jugadores en gran parte de la raza negra.

El debut de Robinson fue impactante, sus condiciones humanas y atléticas fueron el aspecto ideal e importante para triunfar en esa élite que hasta ese momento era para el mundo caucasoide. Al concluir su primera temporada, fue premiado como el Novato del Año, el primero que se daba y fue uno para todo MLB. En 1949 fue el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional. Ese año bateó para .342, conectó 16 jonrones, remolcó 124 carreras, anotó 122 y disparó 203 hits. En total jugó 10 años, terminando su carrera con un respetable promedio de .311, y en esa época fue uno de los mejores corredores de bases, estafándose 197, sólo lo reventaron 30 veces, para un porcentaje de 87 por ciento, uno de los mejores en toda la historia. Algunos dirán que el jugar la mitad de sus juegos en el Ebbets Field lo pudo haber ayudado a que sus números ofensivos fueran resaltantes, pero la realidad es otra, ya que otros aseguran que los números en la era ofensiva en la que jugó Robinson hubiesen sido mejores en otros parques y su porcentaje de slugging hubiese sido superior a los .500. Es decir, los de un bateador relativamente de poder. Robinson comenzó a jugar a los 28 años en las Mayores, lo que podríamos decir que perdió unos cinco años de labor debido a bloqueo racial, y en sus primeros años jugó con tal presión que muchos no hubiesen producido. Sin embargo, cumplió y hoy le tributamos el máximo reconocimiento a quién les abrió las puertas a los afroamericanos y afrolatinos, siendo el primero de los nuestros el cubano Orestes “Minnie” Miñoso, recientemente desaparecido. Después vendrían otras figuras como los puertorriqueños Rubén Gómez, Víctor Pellot Power, Roberto Clemente; los dominicanos Osvaldo Virgil, Felipe Rojas Alou, Juan Marichal; los panameños Humberto Robinson, Héctor López; los venezolanos Elio Chacón, César Tovar, y otras figuras latinoamericanas de la raza negra que gracias a ese gran hombre de nombre Jackie Robinson, pudieron brillar en la gran carpa. Por eso felicitamos a MLB y a todos los equipos por hacerle ese merecido homenaje a Robinson todos los años, de jugar ese día con su número 42, el único número retirado en las Grandes Ligas.

0 Comments