José Abreu Relata Su Arriesgada Huida de Cuba

History

(USA Today Sports Images)

El cubano José Abreu relata del vía crucis que pasó durante su huida de Cuba en 2013. El pelotero viajó a bordo de un bote que salió de noche de las costas cubanas acompañado de seis miembros de su familia. Era un tan bote pequeño que cada vez que venían las olas era algo espantoso, temía por su vida. “Te lo digo, eran olas de unos 15 pies de altura, eso parecía un tsunami. Me decía muchas veces, si es la vida de todo el mundo o la mía, voy a asegurar la vida de mis padres y mi hermana antes que la mía”, dijo Abreu.

Lo cierto que fue una travesía en busca de la libertad y una mejor forma de vida para él y su familia, un éxodo que tuvo una duración de 12 horas vividas en el Atlántico, que cada vez que esa frágil y pequeña nave se bamboleaba eran momentos de angustia. Se reunían para rezar y a hacer plegarias durante ese osado y arriesgado viaje, propio de una película de horror y suspenso. Afortunadamente, todos pudieron llegar a salvo a Haití, donde fue la primera escala. Claro, no fue nada placentero, pero lo importante fue que llegaron vivos a tierra firme. Abreu de Haití pasó a la hermana República Dominicana en busca de explotar la herramienta que le daría la vía para lograr su sueño, no sólo el de la libertad, sino poder jugar en el mejor béisbol del mundo. Ya a salvo y en tierra quisqueyana, comenzaron los contactos con los equipos de Grandes Ligas donde se exhibió ante varios de ellos, impresionando mucho al vice presidente ejecutivo de los Medias Blancas, Kenny Williams, quien lo observó personalmente. En esa oportunidad Williams dijo que el cubano tenía la pasta para jugar en MLB: “Considero que tiene las herramientas para jugar en las Grandes Ligas, no obstante creo que debería pasar unos meses en las Menores”, acotó Williams.

Finalmente, los Medias Blancas de Chicago le extendieron un jugoso contrato de 68 millones de dólares por cinco años, asegurando así su porvenir y el de sus familiares. En el Spring Training los White Sox quedaron impresionados con la labor de Abreu y éste hace el equipo. Al arrancar la temporada y ver que comenzó a cosechar laureles aseguraron que la inversión había sido exitosa. De hecho, la osadía tuvo su recompensa, ya que al concluir la temporada Abreu se ganó el galardón del Novato del Año de la Liga Americana por unanimidad, tras tener una campaña triunfal de 36 jonrones, 107 empujadas, promedio de bateo de .317, y liderar el joven circuito en slugging con .581. A pesar de todas sus credenciales, muchos pensaron que quizás su abultado cuerpo de 260 libras no le iba permitir tener la producción que tuvo en Cuba, donde en los últimos años promediaba 32 jonrones por campaña. De por sí, su carrera en la isla fue muy exitosa: 10 años, 184-HR, 593-RBI, y promedio de .342.

El cubano fue el jugador más valioso en la segunda semana del mes de abril y mejor aún, el MVP del mes de abril y julio de la Liga Americana. Ya para mitad de campaña estaba liderando las Grandes Ligas en jonrones, con 26, e impulsadas, 67. Números impresionantes para un novato que nunca jugó en las menores, dio su salto de Cuba a las Mayores. Esta resaltante actuación le valió el honor de ser seleccionado para ir al Juego de Estrellas representando a la Liga Americana.

Estos números fueron sorprendentes, incluso el mismo Williams dijo: “Mentiría si diría que al final de la temporada iba a espera una actuación tan estelar como la que tuvo Abreu”. Pues la historia de Abreu es una de las tantas exitosas por jugadores cubanos que han pasado por esta zozobra de huir de Cuba en un bote en busca de la libertad. Podemos citar los casos de Tony Oliva, los hermanos Hernández Livan y El Duque, José Ariel Contreras, Leonys Martin, Yasiel Puig, Yoenis Céspedes y otros tantos más que han logrado su sueño de llegar a salvo a tierra firme y luego jugar en las Grandes Ligas y triunfar. Todo esfuerzo tiene su retribución. ¡Viva la libertad!

0 Comments