Reggie Martínez Jackson, “Mr. Octubre,” Hijo de Padres Afroamericanos

History

Reggie nació el 18 de mayo de 1946 en Wyncote, Pennsylvania. El primer nombre del padre de Reggie era “Martínez.” Mientras que el segundo nombre de Reggie es “Martínez” por su padre. “Martínez,” en nuestro idioma español es un apellido, pero en su familia lo usan como un nombre, igual que en español “Robinson,” que siendo un apellido en inglés, los padres de Robinson Canó se lo pusieron a su hijo en honor al gran Jackie Robinson. Su padre Martínez Clarence Jackson (afroamericano) se casó con Clara (afroamericana). El señor Jackson tenía dos hijos de su primer matrimonio: Clarence que lo llamaban “Joe” y Dolores. De su unión con Clara nacieron cuatro hijos: Beverly, James que lo llamaban “Slug,” Reggie y Tina la menor. El árbol genealógico de Reggie: Abuelo era afroamericano, abuela afrocaribeña de St. Croix.

El padre de Reggie nació en New Jersey. En los años 20 y 30 jugó béisbol con los Newark Eagles, uno de los equipos de la Liga Negra. En esa época se codeó con los grandes de ese béisbol: Satchel Paige, Josh Gibson y Zach Layton, donde según disfrutó de esa era romántica moviéndose de un lugar a otro en esos viejos autobuses.

Después de la Segunda Guerra mundial, los padres de Reggie se mudaron a Cheltenham, Pennsylvania, y compraron una tintorería (dry cleaning) en la 149 Greenwood Avenue donde también cosían y remendaban ropa. La tienda se llamaba Greenwood Avenue Cleaners y estaba ubicada entre la estación de gasolina Atlantic y el caserío Glickers, una vecindad predominantemente de clase media y de raza blanca. Por eso, Reggie comentó en su biografía y arrogantemente, típico en él, que la mayoría de sus amigos eran de la raza blanca.

El señor Martínez Clarence Jackson fue un hombre trabajador que quería lo mejor para su familia. Sin embargo, cuando Reggie tenía seis años, decidió separarse de su esposa. Reggie llegó a la casa y vio a su padre llorar. Esta situación lo afecto emocionalmente, no sólo por lo de su padre, sino también al ver a su madre partir con tres de sus hermanos por parte de padre y madre, dejándolo atrás junto con sus dos medios hermanos, los hijos de su padre de su primer matrimonio. Reggie nunca perdonó a su madre por eso, a pesar de que al correr de los años logró verla, pero no con el mismo afecto que un hijo debe sentir hacia su madre.

Al correr de los años, cuando Reggie contaba con unos 18 años de edad, su padre fue arrestado por contrabando de licor. En el sótano de su casa preparaba las bebidas clandestinamente. Lo hacía para cubrir los gastos y permitir que sus hijos tuvieran todo. Reggie y su hermano Slug se las ingeniaron para hacer el trabajo de la tintorería hasta que su padre saliera en libertad. Reggie continuaba con sus estudios en Cheltenham High School y practicaba varios deportes. Fue un todo estrella en el atletismo corriendo una vez las 100 yardas en 9.7 segundos. También, practicaba el fútbol americano, básquetbol y béisbol donde lanzó tres juegos sin hit y sin carrera. Al concluir su secundaria, Reggie se fue a estudiar a la universidad de Arizona State. Ahí conoció a Jennie Campos, una joven mexicoamericana, con quien tuvo una romántica relación culminando en matrimonio. Precisamente, fue con los padres de Jennie que aprendió a hablar el español, algo que le ayudó mucho para comunicarse con sus compañeros del béisbol de habla hispana, especialmente cuando jugó pelota invernal en Puerto Rico, temporada 1970-71, con los Cangrejeros de Santurce. Ese año encabezó la Liga Puertorriqueña en jonrones con 20, y carreras anotadas con 47. Allá en la isla, pensaron y corrieron una bola de que era puertorriqueño por su nombre Martínez. Alguien pensó que era un apellido y no un nombre. Asimismo, porque el machucaba el español que lo había aprendo con amigos y los familiares de su exesposa. Algo similar como Toman Lasorda y Tony La Russa que también se defienden con el español aprendido de la misma forma.

Mr. Octubre jugó en las Mayores con los Atléticos, Orioles, Yankees y Angelinos. Tuvo una carrera excepcional, un bateador oportuno, líder de su equipo. Solía tener incluso sus roces con sus compañeros por pretender ser el mejor. Una vez dijo: “Yo son el palillo que remueva la bebida,” queriendo decir que sin su presencia el equipo no iba a tener éxito. Arrogancia o no, en los años 70 Reggie llevó a los Atléticos de Oakland ganar tres Series Mundiales, y a los Yankees de Nueva York conquistar dos.

Reggie se retira del béisbol en 1987, terminando con una exitosa carrera de 21 años en la gran carpa, conectó 563 jonrones y remolcó 1.702 carreras. Era el hombre que daba el batazo cuando se necesitaba. Su labor le valió ser exaltado al Hall de la Fama en su primer año de elegibilidad en 1993, al recibir 396 votos de los 423 escrutados, el 93.62%.

0 Comments