Víctor Pellot Power, El Mejor Primera Base Latino de Todos Los Tiempos

History

El boricua Víctor Pellot Power ha sido uno de los valiosos exponentes de la primera base, una posición que ha defendido grandes jugadores latinos como sus compatriotas Orlando Cepeda y Carlos Delgado; el venezolano Andrés Galarraga, el dominicano Albert Pujols, el cubano Atanasio “Tony” Pérez, el panameño Rod Carew, entre otros, pero indiscutiblemente, nadie ha sido como él. De hecho, lo llamaban el “hombre mágico.”

Vic Power nació en Arecibo, Puerto Rico, el 1 de noviembre de 1927. Muchos aseguran que cuando su señora madre, Maximina Pové (el apellido Power se originó por un error de una maestra de escuela), lo trajo a este mundo, le puso un mascotín de primera base en la mano. Claro, esto es sólo un decir, pero seguirá siendo una buena forma de ilustrar la enorme capacidad defensiva que tuvo este glorioso pelotero boricua, ya que en esa posición realizó jugadas de novela.

El 18 de octubre de 1947, cuando aún no cumplía los 20 años de edad, debutó como profesional en la Liga de Puerto Rico con los Criollos de Caguas. Vic Power al llegar comenzó a mostrar sus grandes dotes como pelotero, al conectar jonrón en ese mismo juego, convirtiéndose en el primer jugador novato en batear un cuadrangular en su debut en la liga.

Al concluir la temporada en Puerto Rico, Vic Power se fue a Canadá, aprovechando la oportunidad que le brindó Quincy Trouppe para jugar en la Liga Provincial de Canadá que funcionaba en el área de Quebec, donde logró deslumbrar por su habilidad defensiva y ofensiva. A partir de ahí, su carrera comenzó a ascender vertiginosamente.

En Puerto Rico siempre se dijo que Vic Power estaba en una elite de los mejores jugadores boricuas conformada por Roberto Clemente y Orlando ‘Peruchín’ Cepeda, dos miembros del Salón de la Fama de Cooperstown. Sin embargo, no está en el templo de los inmortales, tal vez porque cuando jugó en Grandes Ligas la barrera racial estaba recién rota por el legendario Jackie Robinson en 1947, y todavía quedaba (quedó) destellos por unos 20 años más. Lo que sí podemos destacar es que Víctor fue el mejor jugador puertorriqueño en la década de los 50 en Grandes Ligas. En cuanto a la situación racial, Víctor no fue ninguna excepción, siempre hizo referencia a las discriminaciones que soportó. Sin embargo, en su isla natal lo llamaba el poeta José Gautier Benítez “La perla de los mares,” un trato más justo, muy diferente. El color de la piel no era relevante, todos podían jugar con los mismos derechos y beneficios. Por esa razón, Víctor mientras estuvo activo jamás dejó de participar en un torneo en su querida Borinquen, todas sus 16 temporadas con los Criollos de Caguas.

Además de poseer un mágico guante, también fue un excelente bateador. En Puerto Rico, fue campeón de bateo con .347 de promedio el mimo año que ganara un campeonato como mánager-jugador con los Criollos de Caguas en la temporada 1959-1960. Ya anteriormente, había logrado su primera corona de bateo en 1955-56, con .358 de promedio y también lideró la liga en hits, con 87. Actuación que lo llevó a ser premiado como el Jugador Más Valioso.

De por vida en el liga puertorriqueña, Pellot Power sonó 980 hits, séptimo en la lista de todos los tiempos; figura cuarto en dobles (155), sexto en triples (38), tercero en jonrones (55) y carreras impulsadas (489), undécimo en anotadas (463) y noveno en turnos al bate (3.305). Destacamos que en ocho de sus 16 campañas bateó sobre .300, contribuyendo en la conquista de seis campeonatos para los Criollos. Se llevó los honores como Mánager del Año en la campaña 1959-60.

Originalmente Vic Power fue firmado por los Yankees de Nueva York en 1951, pero a pesar de batear en las menores para .331 y .349 en 1951 y 1953, respectivamente, no fue ascendido por ellos. Su debut en Grandes Ligas lo hizo el 13 de abril de 1954, pero con los Atléticos de Filadelfia (hoy de Oakland). Luego jugó para el mismo equipo cuando se mudó a Kansas City (1955-1958), Indios de Cleveland (1958-1961), Mellizos de Minnesota (1962-1964), Phillies del Philadelphia (1964), Angelinos de Los Ángeles (1964 y 1965).

El 12 de julio de 1955, en el County Stadium de Milwaukee, Vic Power se convirtió en el primer boricua en participar en un Juego de Estrellas, al salir de emergente ante el pitcher Don Newcombe en el séptimo inning y fallar con elevado a la primera base. Fue también el primer puertorriqueño en ganar el Guante de Oro, un honor que obtuvo siete veces seguidas (1958-1964) como la mejor primera base defensiva de la Liga Americana. En una des sus tantas curiosidades, el 14 de agosto de 1958, en un juego Indios-Yankees en Yankee Stadium, tuvo la osadía de robarse dos veces el home en ese mismo encuentro. Cuando le preguntaron cómo lo hizo, respondió: “Fácil, era de noche y no me vieron”. Siempre sacándole partido a toda situación y haciendo juego del color de su piel. Víctor bateó de por vida .284, conectó 1.716 hits, incluyendo 126 jonrones y empujó 658 carreras, en 12 temporadas.

En las Series del Caribe, Víc Power brilló con luz propia, participando en ocho clásicos representado a su Isla del Encanto. Estuvo con su equipo original Caguas (1950, 1954, 1956, 1958 y 1960), Senadores de San Juan (1952) y Cangrejeros de Santurce (1953 y 1959). Los fanáticos disfrutaron de su gran talento, incluso, en la serie de 1959, jugada en Caracas, Venezuela, para darle paso a que su país aprovechara el gran bate de Orlando Cepeda, Víctor jugó la segunda base. Dato curioso, estableció marca a la defensiva (más outs en un juego, 8), mostrando una vez más su gran versatilidad de jugador. Por igual, fijó una marca de hits conectados de por vida –para ese entonces-, con 50. Además, fue en remolcadas con 9, en 1958.

Vic Power no está en el Salón de la Fama de Cooperstown, pero se encuentra en otros museos del béisbol de similar importancia. El Salón de la Fama Caguas y Arecibo del Béisbol Profesional de Puerto Rico. También, el Salón de la Fama del Béisbol Latino y del Salón de la Fama de las Series del Caribe.

0 Comments